• Nutrición, Mitos y errores

    Beber mucha agua engorda. El agua tiene cero calorías y por lo tanto no engorda. En situaciones normales,  la ingesta excesiva de agua se elimina. Las infusiones también tienen cero calorías Los “calditos” son reparadores y muy nutritivos. Cuando cocinamos, por ejemplo un cocido, las proteínas se coagulan en la  parte sólida de la comida. Esto significa que en el caldo sólo quedan algunos  minerales disueltos. Desde el punto de vista nutricional los caldos y las sopas  son alimentos pobres. En personas encamadas o en determinados estados  carenciales la dieta debe ser hiperproteica.

    VER
  • Consejos para una buena alimentación

    1    Respetar las cuatro comidas      ¿Por qué debemos comer cuatro veces al día? (desayuno - almuerzo - merienda - cena). Muchas personas creen que para 'mantener la línea' o bajar de peso lo mejor es dejar de comer en algunos de los momentos del día o evitar la cena o el desayuno, lo cierto es que, con saltearse alguna de la comidas, no se logran los resultados esperados. Es muy frecuente que al saltearnos o evitar alguna comida, a la siguiente comamos de más,y ese sobrante nuestro organismo lo almacene y se deposite como . Es decir, nuestro cuerpo,  si todos los días a una cierta hora nota que le falta energía, economiza, gasta menos y almacena el sobrante; y esos resultados se ven alrededor del abdomen, en la grasa abdominal. Por lo tanto cuando necesitemos bajar de peso es mucho mejor disminuir la cantidad de alimentos que se comen que saltearse la comida. Si distribuimos la energía a lo largo del día con las cuatro comidas nuestro metabolismo se mantiene estable y no van a existir excesos de Kcal para almacenar.

    VER
  • Menopausia e Hipertensión Arterial

    ¿Tienen el hombre y la mujer la misma presión arterial? La mujer al igual que el hombre con la edad experimenta un aumento significativo de las cifras medias de la presión arterial, y por ello, también aumenta el número de mujeres con hipertensión arterial. Sin embargo, hasta la quinta década de la vida y correspondiendo con el inicio de la menopausia, la prevalencia de hipertensión arterial es significativamente menor en la mujer que en varón. Esta relación se inverte a partir de dicho momento encontrando mayor prevalencia de HTA en la mujer a partir de los 50 años que en el hombre..

    VER
  • La Sal y la Hipertensión Arterial

    El plan de alimentación, comúnmente denominado dieta, es uno de los pilares básicos del tratamiento de distintas enfermedades.  Sin embargo, es uno de los componentes que más transgresiones sufre.  En ocasiones ésto se debe a que el paciente se siente prisionero de un esquema rígido y monótono, porque no se le ha explicado con claridad el objetivo del mismo, y no se han explicitado los sustitutos suficientes para el que el mismo sea variado, y por lo tanto facilitar su cumplimiento. Fundamentos de la Dieta hiposódica en el paciente hipertenso La importancia de la ingesta excesiva del sodio, básicamente en forma de sal de cloruro de sodio, en la génesis de la hipertensión arterial esta sustentada en múltiples estudios epidemiológicos,  .  Para un aumento de 100 mmol/24 horas (1,5 grs. de sal común) en el consumo de sodio se registra un aumento de la tensión arterial sistólica que varia entre 5 mm Hg y 10 mm Hg, y en aproximadamente la mitad de estos valores para la diastólica, y que estas variaciones son mayores con el incremento de la edad y las mayores tensiones arteriales iniciales. La reducción en la ingesta de sodio diario de 50 mmol (aproximadamente de 3 grs de sal), alcanzable con una moderada reducción dietética, podría reducir la tensión arterial sistólica en 5 mm Hg y la diastólica en 2,5 mm Hg; además, si éste cambio alimentario se pudiera extender a toda la población, se podría reducir la incidencia de accidentes cerebrales en un 26% y la enfermedad isquémica coronaria en un 15%

    VER
  • Enfermedades del corazón en la mujer

    Factores de riesgo que ponen en peligro el corazón de la mujer  Si bien durante muchos años se consideró que ser hombre era el mayor factor de riesgo para tener una enfermedad del corazón, hoy en día se conoce otra realidad: la cardiopatía ataca a hombres y mujeres de igual manera.  La mujer tiene sus propios factores de riesgo, y aunque muchos son los mismos que los del hombre, algunos son más peligrosos que otros.  Estos son los principales factores de riesgo en la mujer para contraer enfermedades del corazón:  Edad y menopausia. Siete de cada diez mujeres que sufren cardiopatías tienen 65 años o más, ya que después de la menopausia se pierden los efectos protectores de los estrógenos.  Los siguientes son factores de riesgo tanto para la mujer como para el hombre:  Historial familiar. Si algún familiar ha sufrido de enfermedades cardíacas, Ud. es más propensa a la cardiopatía. Los problemas hereditarios son responsables del 35 por ciento del riesgo total de que una persona padezca enfermedades del corazón. La diabetes. La mujer diabética generalmente padece de alta presión arterial y tiene un alto nivel de colesterol en la sangre; estos factores doblan el riesgo de la cardiopatía. 

    VER
  • 1

Destacados

CONSULTORIOS

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3